Miércoles, 21 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

Una monarquía en Ecuador

El martes 19 febrero, 2019 a las 5:03 pm

Samborondón en Ecuador ¿Una “monarquía” en el Siglo XXI?

Una monarquía en Ecuador

La herencia de los poderes al parecer no es solo patrimonio de los antiguos reyes o de los países con las más fuertes dictaduras. Ecuador se encuentra inmerso por estos días en un proceso electoral, en donde se destaca la competencia por alcaldías y concejos. Oficialmente es una campaña que dura 45 días. Pero de forma extraoficial muchos le hacen el esguince a la norma y realmente sus procesos de proselitismo se iniciaron tiempo atrás, especialmente cuando se ostenta el poder.

La región de la provincia del Guayas es una de las más atractivas como referente ecuatoriano, pero así mismo como poder político. De allí que el interés extraordinario por la Alcaldía de Guayaquil no es cualquier cosa. Quien pase por allí podría tener un gran impulso para aspirar a ser presidente del país. Igual ocurre con cantones (municipios o ciudades) cercanos como Samborondón que representan un atractivo especial.

Una monarquía en Ecuador

Esta población es una gran ciudad ubicada al frente de Guayaquil rodeada por el río Daule, bañada por el rio Guayas y unida a la capital por al menos tres puentes. Su posición es estratégica ya que además alberga a otra pequeña isla (Mocolí) una especie de paraíso donde se agrupan buena parte de los más poderosos, no solo de Guayaquil, sino también de Ecuador. Allí se aposentan personajes como el expresidente Gustavo Noboa y el excandidato y magnate Álvaro Noboa (quien llegó a ganarle a Correa en primera vuelta en 2006).

Es precisamente en Samborondón donde está ocurriendo un particular fenómeno electoral. El actual alcalde José Yunez ostenta el poder desde 1996 siendo elegido cinco veces consecutivamente hasta hoy sin al parecer dejar espacio para otras alternativas. El avance de estas regiones se debe al empuje particular de los mismos empresarios, industriales y en general del sector privado. Por ejemplo un puente que une a la Isla de Mocolí fue construido por los mismos moradores a un costo de 5 millones de dólares. De allí que una gestión oficial estaría alejada del progreso total del cantón.

Una monarquía en Ecuador

Al parecer el actual alcalde a lo mejor con la ambición del poder local, no quiere dejarlo. Como ya no puede reelegirse, ha puesto como candidato a su joven hijo, el delfín Juan José Yunez. Seguro que busca en tiempos modernos perpetuar una dinastía, muy al estilo de Corea del Norte con los Kim, o mejor aún, consolidar una especie de ‘monarquía’ en pleno Siglo XXI donde a pesar de la gente el poder se hereda. Esto, al menos en el mundo democrático y moderno, no es aceptado. La dinastía Yúnez ya tiene al menos un cuarto de siglo en el poder (si incluimos al abuelo Miguel que fue presidente del concejo) y esto al parecer no es suficiente.

Los samborondeños deberán evaluar si quieren continuar con una dinastía tipo Corea del Norte (abuelo, padre e hijo en el poder), que podría perpetuarse aún más o apostarle por fin a un cambio. Y las alternativas ahora existen, entre ellas está la del expresidente del Congreso ecuatoriano y del Conam Omar Quintana Baquerizo quien es conocido como el «Caballero del deporte», por su enorme gestión y logros en este sector. Dicen que por fin la casta de los Yúnez tiene un franco opositor.

Omar Quintana además de político es un reconocido empresario, constructor y muy activo dirigente deportivo. Tiene un envidiable historial con 47 títulos deportivos como competidor (fue selección de baloncesto de Ecuador), empresario y dirigente. A pesar de sus importantes alcances en el sector industrial de la construcción y otros proyectos de desarrollo, donde muchos lo verían como un capitalista típico, su visión ideológica está más cercana a lo social, ciudadano y comunitario. De allí su profundo culto a personalidades como el “Che” Guevara (tiene un pequeño museo en su oficina) de quien destaca su coherencia, compromiso y entrega por la gente.

Es por ello que Quintana ya con unos buenos años, haciendo un enorme sacrificio personal, se ha convertido en una especie de Bernie Sanders ecuatoriano y se ha puesto a disposición de los samborondeños. Su propuesta social incluye un moderno hospital público, espacios deportivos gratuitos de alta calidad, un frigorífico con los mejores estándares; además de todo el apoyo al desarrollo de un sistema educativo moderno en todos los niveles. Sin descuidar la atención en salud pública, haciendo énfasis en el campo preventivo y la intervención del alto riesgo de uso de sustancias psicoactivas especialmente entre los jóvenes. Además por primera vez se propone la creación de un departamento especial de seguridad ciudadana y convivencia pacífica.

Pero en este fervor electoral, llama poderosamente la atención la ostentación en las inversiones. Campañas que cuestan cientos de miles de dólares. Y ello no se entiende, como se recuperaría semejante gasto, si un alcalde de un cantón como Samborondón gana de base unos 4 mil dólares. Significaría que sin comer ni beber, debería trabajar para recuperar la inversión unos 20 años. ¿Dónde está el quid del asunto? Los ciudadanos son también buenos entendedores.

*********************************

Otros artículos de este autor:

https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/fabio-arevalo-r-md/

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?