ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 14 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

¿La Verdad?

El martes 8 enero, 2019 a las 6:05 pm

¿La Verdad?

¿La Verdad?
Donaldo Mendoza – Rodrigo Valencia Q

RD y R se encontraron en el banco mientras realizaban unas diligencias. Y en la espera a que obligaban los turnos tuvieron tiempo para tantear inquietudes comunes en voz baja. Pero hay temas que se pueden dialogar, debatir, sin que se llegue a puerto seguro. Y ello deja en evidencia esa carencia de seguridades inherentes en cada uno de nosotros con las cosas.

   Y entonces un diálogo así se abre pero difícilmente se cierra. O se cierra abruptamente, como quien deja sin lumbre alguna a quien pueda solicitarla:

   D- Tu tesis dice: toda búsqueda arranca desde el interior.

   R- Es que, ¿de dónde más puede venir?

Usted es el centro de su mundo; sus pensamientos, aunque los ha aprendido de otros, provienen de su propia mente; dese cuenta de ello. Somos esclavos de nuestro propio Ser, y no podemos rebasar en lo más mínimo los límites entre los que nos encierra nuestra propia Consciencia. Vivimos ahí dentro, porque la Consciencia es nuestra totalidad. Quien crea que puede rebasar su propia Consciencia está imaginando cosas, no tiene visión clara.

   D- Afuera lo que abunda hoy son las posverdades, eufemismo de mentiras con apariencia de verdades.

   R- ¿Qué es la verdad, qué es la mentira?

Cada quien las interpreta y reduce a su pequeño reino de intereses y creencias ingenuas. Lo que se necesita es percepción, Conocimiento Genuino, una Ciencia que partiendo desde cero, pueda llegar a certezas absolutas, como pretendían Descartes y Husserl.

   D- Así es. Ayer terminé de leer el Evangelio de Juan. Ahí está ese pasaje en que Pilatos le pregunta a Jesús: «¿Y qué es la verdad?» Jesús no responde, y el texto pasa a otro asunto que nada tiene que ver. Eso ya habla de la complejidad del asunto.

   R- Sí. Jesús quedó en silencio total. El silencio es la humildad que requiere toda búsqueda en sus inicios; porque si ya se saben las cosas, ¿para qué preguntar?

   D- Uno de los mayores misterios de la Biblia es ese silencio de Jesús ante esa pregunta. Esto de la verdad es un tema para un debate sin fin.

   R- Y para muchos equívocos.

   D- Obvio. La verdad se viste con la piel de cada uno. Y todos los vestidos parecen bonitos.

   R- Esas son las verdades complacientes, mentirosas.

   D- Pero son las que no dejarán de ser. Uno puede pensar que el silencio de Jesús fue para que después se pudiera decir, sin cesar: «…pero mis palabras no pasarán». No arriesgó.

   R- En otra ocasión dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida».

   En esas llegó el momento de atender el turno, y el diálogo se convirtió en apresurada despedida. Las palabras se guardaron, volvieron a su lugar de origen: la mente de cada uno.

  Rodrigo Valencia Q- Donaldo Mendoza

Deja Una Respuesta